Saltar al contenido

Todo sobre el Membrillo

membrillo

Acudiendo a cualquier supermercado habitual medianamente grande (como Mercadona, Dia, Carrefour…) tienen Membrillo en sus estantes. Y aunque no lo parezca, aún hay muchas personas que no saben realmente qué son los membrillos.

¿Dónde se originó el Membrillo?

Conozcamos un poco de historia. Hay muchísimas formas por las que podemos conocer este ingrediente. El más común quizá sea Dulce de Membrillo, pero dependiendo de la zona lo puedes encontrar como codoñate, membrillate, carne de membrillo, ate o machacado de membrillo…

El Dulce de Membrillo comenzó a cocinarse por primera vez en la historia en España y Portugal, siendo exportado posteriormente por Europa y América.

Prácticamente todos están cocinados mediante la fruta, creando los membrillos de fruta. Pero el problema de estos últimos es que, prácticamente siempre que los podemos conseguir en supermercados, es de forma industrializada. Muchas marcas abusan del azúcar en sus mezclas, o de conservantes innecesarios para potenciar el sabor.

¡Hoy decimos que NO a esos!

El Dulce de Membrillo Casero y SIN AZÚCAR

Un membrillo que no engorde ni sea perjudicial para la salud, es posible. Hoy aprenderemos a prepararlo de forma sencilla, y para que podamos tener siempre en el frigorífico para toda nuestra familia, ya sea como desayuno, o como postre. El dulce de membrillo perfecto.

Ingredientes

Preparación

  1. Antes de nada, y lo más importante es lavar correctamente los membrillos, para eliminar cualquier tipo de impureza o bacteria.
  2. Incluimos los membrillos en una olla grande, y los cubrimos con agua. A fuego lento-medio, los llevamos a estado de ebullición, durante aproximadamente 40-50 minutos. Todo depende del tamaño de los frutos, claro.
  3. Una vez cocidos, retiramos del fuego y dejamos enfriar. Finalmente cuando estén fríos, los pelamos y extraemos el corazón. También, cortamos la pulpa en trozos pequeños.
  4. Ahora usemos las matemáticas. Pesamos los membrillos ya preparados, y calculando aproximadamente un 60-70% de ese peso total, será de Edulcorante Natural, para que obtenga ese sabor dulce característico.
  5. En otra olla grande (o la misma lavada), vertimos la pulpa de los membrillos, junto a todo el edulcorante.
  6. Calentamos a fuego lento mientras seguimos removiendo, con el objetivo de que el edulcorante se fusione con la pulpa. Aproximadamente después de 10-15 minutos estará totalmente disuelto, dependiendo de la cantidad que usemos.
  7. Para conseguir una mezcla más fina y suave, recomendamos pasar esta mezcla final por una batidora a velocidad máxima.
  8. Volvemos a incluirlo al fuego durante una hora más. Vamos removiendo cada cierto tiempo para que no se pegue al fondo y vaya homogeneizándose. El color de la mezcla se irá oscureciendo con el tiempo.
  9. Iremos notando que la textura irá endureciéndose. Al llegar a ese punto, debemos vertirlo al recipiente que queramos, ya sea un tupper alargado, o algo mejor preparado para membrillos (nunca de material metálico). Tapamos, y refrigeramos durante 24 horas.

Es cierto que los pasos son largos y algo complicados si no tenemos experiencia en la cocina, pero también es cierto que una vez lo cocinemos, fácilmente nos puede durar por una o dos semanas, incluso si somos varios consumiéndolo.

Debemos recordar que, debido a que hemos sustituido el azúcar por edulcorante, es posible que se conserve por menos tiempo, por lo que conviene siempre hacer la cantidad exacta para los que vayamos a consumirlo, y sin excesos.

Podemos emplear también la Olla Express a la hora de hacer membrillo, y de esta forma ahorrar algo de tiempo.

¿El membrillo estriñe?

Depende de la fruta con la que lo preparemos. Hay membrillos que efectivamente sí estriñen, como el Membrillo de Manzana. En caso de hablar del dulce de membrillo clásico, del fruto del Membrillero, NO estreñiría al contener algunos gramos de Fibra.

Valor nutricional por 100g de Membrillo

Calorías25,2
Hidratos de carbono (g)6,3
Fibra (g)6,4
Potasio (mg)200
Magnesio (mg)6
Calcio (mg)14
Vitamina C (mg)13

Las composiciones naturalmente pueden variar según la fruta empleada como ingrediente principal.

Propiedades del Membrillo para la Salud

El dulce de membrillo es un postre, merienda o desayuno ideal para los más pequeños de la casa, e incluso para nosotros. Pero tal y como hemos dicho al principio, no conviene abusar del industrial, sobretodo si padecemos de diabetes, sobrepeso, o hipertrigliceridemia. Es por esto que nos enfocamos tanto en esta web sobre el Membrillo sin azúcar ni conservantes.

Aquí encontrarás todas las recetas de Membrillo aptas para cualquier persona, pues serán todos caseros y saludables. ¿A qué esperas?

El membrillo tradicionalmente se usó para dietoterapias, gracias a sus propiedades astringentes y tónicas hacia las mucosas intestinales. El membrillo clásico del Membrillero contiene unas semillas con alto contenido en fibra soluble, ayudando contra el estreñimiento. También tiene propiedades en los cartílagos que se emplean en farmacia y cosmética.

Incluye también una elevada cantidad en potasio, acompañado con un bajo contenido en sal, lo cual resulta un beneficio enorme para las personas que padecen hipertensión arterial o afecciones en corazón y vasos sanguíneos (por supuesto, dejando de lado que esté causado por un exceso de peso).

¿Cómo es el Membrillero?

A pesar de que los membrillos más populares sean los de frutas, debemos recordar que el principal es, y siempre será, el del fruto del árbol membrillero. Son árboles y arbustos distribuidos por todos los climas templados, que tuvieron origen en España y Portugal.

¿El Membrillo Engorda?

Como ya hemos dicho anteriormente, el membrillo industrial que podemos encontrar en los supermercados de siempre, contienen una cantidad peligros de azúcar y conservantes. Esto causa que, si incluimos este alimento en nuestros desayunos o postres, es posible que nos provoque engordar unos kilitos de más.

Por este motivo siempre debemos apoyar las recetas caseras y naturales, sin azúcar ni conservantes.

Membrillo con la Thermomix

Dulce de Membrillo Casero

✅ Un membrillo que no engorde ni sea perjudicial para la salud, es posible. Hoy aprenderemos a prepararlo de forma sencilla ✅

Tipo: Desayuno

Cocina: Dulce

Palabras claves: Dulce de Membrillo Casero

Rendimiento de la receta: 6 Comensales

Calorías: 290kcal

Tiempo de preparación: 24H

Tiempo de cocinado: 2H

Tiempo total: 26H

Ingredientes de la receta: 1 kilo de membrillos (maduros y amarillos) Edulcorante Natural al gusto

Instrucciones de la receta: Antes de nada, y lo más importante es lavar correctamente los membrillos, para eliminar cualquier tipo de impureza o bacteria. Incluimos los membrillos en una olla grande, y los cubrimos con agua. A fuego lento-medio, los llevamos a estado de ebullición, durante aproximadamente 40-50 minutos. Todo depende del tamaño de los frutos, claro. Una vez cocidos, retiramos del fuego y dejamos enfriar. Finalmente cuando estén fríos, los pelamos y extraemos el corazón. También, cortamos la pulpa en trozos pequeños. Ahora usemos las matemáticas. Pesamos los membrillos ya preparados, y calculando aproximadamente un 60-70% de ese peso total, será de Edulcorante Natural, para que obtenga ese sabor dulce característico. En otra olla grande (o la misma lavada), vertimos la pulpa de los membrillos, junto a todo el edulcorante. Calentamos a fuego lento mientras seguimos removiendo, con el objetivo de que el edulcorante se fusione con la pulpa. Aproximadamente después de 10-15 minutos estará totalmente disuelto, dependiendo de la cantidad que usemos. Para conseguir una mezcla más fina y suave, recomendamos pasar esta mezcla final por una batidora a velocidad máxima. Volvemos a incluirlo al fuego durante una hora más. Vamos removiendo cada cierto tiempo para que no se pegue al fondo y vaya homogeneizándose. El color de la mezcla se irá oscureciendo con el tiempo. Iremos notando que la textura irá endureciéndose. Al llegar a ese punto, debemos vertirlo al recipiente que queramos, ya sea un tupper alargado, o algo mejor preparado para membrillos (nunca de material metálico). Tapamos, y refrigeramos durante 24 horas.

Puntuación del editor:
5